Aprender a delegar

Por Ernesto Jiménez · 29 enero, 2013
Publicado en Opinión

Como diseñadores web independientes lo lógico es que intentemos dar lo mejor de nosotros mismos, explorar nuevos territorios, romper los límites. Esto nos sacará a menudo de los campos en los que tenemos más experiencia, algo apasionante y que nos proporcionará, sin duda, los momentos más interesantes de nuestra carrera: que nos contraten el diseño de una aplicación móvil si lo que solemos hacer es diseño editorial, que nos encarguen un libro si llevamos una larga temporada haciendo solo web…

El problema es querer hacerlo todo uno mismo y no decir que no a ningún proyecto. Podemos vernos desbordados antes de darnos cuenta. Desbordados bien por una carga de trabajo excesiva, bien por tener que hacer tareas nuevas que nos exigen mayor tiempo y esfuerzo. Podemos soportar picos de estrés de vez en cuando, desde luego, pero si estos periodos se alargan corremos el grave riesgo de no dar abasto y que la calidad de nuestro trabajo se resienta, algo que no nos podemos permitir.

He estado dándole vueltas a este asunto las últimas semanas y, después de hablar con otros freelance –no solo diseñadores–, me fijé un nuevo objetivo para 2013: aprender a delegar. Rodearme de buenos profesionales en los que pueda confiar. Parece fácil pero no lo es. Tendré que aprender a relajarme, a no pretender hacerlo todo, a gestionar un proyecto en grupo…

Las ventajas de delegar serán muchas: dedicarme a las áreas de trabajo que más me gustan, aprender nuevas tecnologías, aceptar más proyectos…

Ya he empezado a crear una red de colaboradores en la que hay buenos amigos y nuevos compañeros. Si eres diseñador web o no, desarrollador freelance o hacedor de cosas interesantes en busca de otros profesionales puedes ponerte en contacto conmigo y quizá acabemos trabajando juntos, porqué no.

¿Te ha gustado el post? Puedes seguirme en Twitter o en Facebook donde seguimos hablando de diseño web