Cómo actualizar tu contenido antiguo y darle una nueva vida

Por Ernesto Jiménez · 18 julio, 2019
Publicado en Contenidos

Si no actualizas tus artículos antiguos estás malgastando tiempo, dinero y energía.

¿Aumentar el tráfico de tu blog sin crear contenido nuevo es posible? No sólo es posible sino que es una estrategia eficaz e indispensable para mejorar tu posicionamiento y aumentar así las visitas.

Veamos algunos hechos:

  1. A las personas nos gusta ver contenido fresco. Si quieres aprender cómo retocar una imagen en Lightroom y Google te devuelve un artículo de 2019 y otro de 2011, ¿cuál querrías leer?
  2. Los buscadores prefieren contenido actual por la misma razón que acabamos de ver. Quieren mostrar el contenido que más gusta a los usuarios.

Una vez que tenemos esto claro, el primer impulso que puedes tener es: voy a crear contenido nuevo cada día/semana/mes. Y está bien. Publicar contenido con regularidad es el camino correcto y la constancia es la clave. Repito, la constancia es la clave. Este tema merece otro artículo (que está en mi calendario y podrás leer en las próximas semanas).

Lo que quizá no sea tan evidente es que tu estrategia de creación de contenidos no tiene que ser únicamente un ir siempre hacia adelante. Si no te paras y mirás atrás, examinas tu archivo, estás perdiendo muchas oportunidades y no estás siendo eficiente.

En el momento en que te das cuenta de que todo el contenido que ya has publicado puede seguir trabajando como si fuera nuevo es como pensar que tienes a un equipo de redactores contratados en plantilla. Y eso es genial.

Actualizar tu contenido antiguo no solo requiere menos esfuerzos, también consigues resultados sorprendentes en poco tiempo.

Gráfica que muestra el aumento de tráfico orgánico tras actualizar un contenido antiguo
Gráfica que muestra el aumento de tráfico orgánico tras actualizar un contenido antiguo. El punto marcado en el centro es el día en que el contenido antiguo fue actualizado.

Espero que estés de acuerdo conmigo en que es un recurso interesante y que estés dispuesto a incorporarlo a tu estrategia de contenidos. Si es así, vamos a ver en detalle cómo es este proceso de actualización:

Corrige errores

Haz una primera re-lectura de tu artículo y corrige erratas, faltas de ortografía y arregla concordancias. No solo estarás mejorando la calidad de tu sitio, también es una buena forma de volver a familiarizarte con tu texto.

Ajusta el contenido

Con los primeros errores corregidos llega el turno de actualizar el fondo del artículo. Comprueba qué partes de lo que contaste en su día ya no son relevantes, han cambiado o han quedado obsoletas.

Elimina lo que ya no sirva y cambia lo que necesites. Si explicaste, por ejemplo, cómo usabas una herramienta y ahora la usas de otra manera, actualízalo.

Si mostrabas alguna captura de pantalla de algún sitio o una app y ésta ha cambiado, es buena idea que la actualices también.

Añade contenido

Hacer algunos cambios no basta. Si puedes añadir algunos párrafos (dos o tres) con contenido nuevo estarás haciendo más evidente que el artículo es fresco. Si te limitas a unos cambios mínimos, más cosméticos que de fondo, puede que los buscadores no lo consideren como un contenido nuevo y no estarás aprovechando todo ese tráfico orgánico que puedes conseguir.

Piensa que la mayor parte del trabajo ya la hiciste. Con un poco de esfuerzo puedes darle más profundidad, más intención y hacerlo más eficaz (asegúrate de que tienes unos objetivos claros).

Revisa los links

Asegúrate de que los links que añadiste en su día:

  1. siguen funcionando
  2. siguen siendo relevantes

Si hay algún link roto te recomiendo que busques otros artículos nuevos y los reemplaces en lugar de simplemente borrar el link. Hay plugins de WordPress que te pueden ayudar en la tarea de localizar estos links que no funcionan: Broken Link Checker es uno de los más usados.

No tienes que esperar a que un link quede obsoleto para cambiarlo. Haz una búsqueda y si encuentras mejores sitios a los que enlazar, hazlo. No te limites a cambiar solo el enlace, actualiza también lo que comentas de él. Añade un nuevo contexto para el nuevo link.

Actualiza el título

Las tendencias cambian con el tiempo. Las palabras clave que los usuarios emplean también. Si crees que debes hacer algún ajuste a las palabras clave objetivos que usaste en tu título, adelante, hazlo sin miedo.

Un aviso: intenta atacar a las mismas que ya tenías o si haces cambios que no sean muy drásticos. Se supone que estás editando un contenido que ha tenido cierto éxito en el pasado. No quieres tampoco jugar al despiste con los buscadores.

La URL

Este elemento es crítico, mantén la misma URL o te estarás cargando todo el trabajo de SEO. Si por alguna causa ineludible tuvieras que modificar algo de la URL asegúrate de que la dirección antigua te lleve a la nueva. Puedes aprender más sobre este tema en este artículo.

La fecha

Por último, debes actualizar la fecha del artículo. No solo los buscadores leerán esta metadata sino que tu motor de contenidos reordenará tu archivo de artículos y lo mostrará arriba en los listados (si sigue una lógica tipo blog, en orden cronológico inverso).

Con todos estos cambios ya tienes todo listo para (re)publicar la pieza. A partir de ahí el proceso es el mismo que si se tratara de un artículo 100% nuevo: difúndelo en tus redes, informa a tus suscriptores, etc.

Conclusiones

He estado unos años apartado del blog y ahora que he vuelto quiero ser más eficiente. Hay muchos artículos que duermen en el archivo y que no solo están desactualizados sino que han quedado totalmente obsoletos.

Yo mismo he cambiado de rol profesional, aunque siempre dentro de lo digital, y ahora me gustaría darles un giro que refleje mejor mi nueva perspectiva desde donde creo que puedo dar más valor.

Si mantuviera mi enfoque de hace años: me pondría a escribir nuevos posts sobre los mismos temas, que es como reinventar la rueda. Empezarían a obtener tráfico poco a poco y arrancarían de cero el ciclo de vida como “nuevo artículo”.

Lo que he hecho ahora, sin embargo, es elegir qué artículos necesito poner al día y actualizarlos para así ganar la tracción que ya tienen después de meses de vida.

Observa y compara cómo se comporta tu artículo antes y después de darle su plus de energía extra. Cuando veas los buenos resultados vas a querer actualizarlo todo. No lo hagas todo de golpe. Ha llegado la hora de que añadas esta estrategia a tu calendario editorial y vayas renovando artículos con regularidad.

Photo by Kristopher Roller on Unsplash

¿Te ha gustado el post? Puedes seguirme en Twitter o en Facebook donde seguimos hablando de estrategia de contenidos y marketing digital