Cuánto tiempo cuesta hacer un sitio web

Por Ernesto Jiménez · 13 junio, 2014
Publicado en Diseño web

La eterna pregunta. Muy relacionada con otra más jugosa: ¿cuánto cuesta un sitio web? Si eres profesional del diseño web hay dos elementos que debes conocer, son dos elementos de funcionamiento interno: cuánto te cuesta una hora de trabajo y cuánto tiempo tardas en hacer tu trabajo. Tener claro uno y otro no es una fórmula directa para fijar tus precios pero sí para saber tus mínimos. No digo con esto que lo que vendes sea tu tiempo, vendes tus servicios, tus conocimientos, tus productos.

Lo que cuesta una hora de trabajo es fácil de calcular, sumas todos tus gastos y lo divides entre las horas de trabajo. Ten en cuenta que no son facturables todas las horas de tu jornada y que no trabajas todos los días hábiles (vacaciones, tareas internas, imprevistos…).

Para saber el tiempo que te lleva cada tarea lo mejor es utilizar algún programa de registro de tiempos. Yo uso Billings y ahí registro todo mi tiempo productivo (tanto proyectos de clientes como tareas internas, me gusta saber en qué se me van los días).

Pasan los meses, pasan los proyectos y tienes una visión con perspectiva de tu trabajo: ves cómo se alargaron aquellos proyectos que eran muy pequeños en inicio, te sorprendes de lo rentable que fue alguna tarea menor o cómo resolviste en menos tiempo del que esperabas alguna característica más compleja.

Me gustaría compartir algunos datos del proceso de diseño y desarrollo de la última versión de este sitio. Al ser un proyecto interno no le he pagado a nadie, lo que no significa que no me haya costado dinero.

He contabilizado casi 30 horas de trabajo desde que empecé el proyecto el 18 de marzo hasta que lo publiqué el 27 de mayo. Está claro que no pude trabajar en el proyecto cada día (he contado 51 días hábiles) ni dediqué la jornada completa cada día que trabajé en el diseño de la web.

Además hice algunas tareas que no contabilicé como algunos ajustes desde el sofá por la noche con la niña dormida y la tele de fondo. Creo que las horas reales estarían en torno a 35-40 pero me voy a ceñir a lo que he registrado.

reparto-tiempo-blanco

El reparto de ese tiempo ha sido:

  • 15 horas en el proceso de diseño
  • 8 horas en el desarrollo
  • 6 horas en crear contenido específico para la nueva versión

Las tareas de diseño incluyen desde el dibujo de las pantallas a la maquetación en HTML y CSS. Maquetar está más cerca del diseño que del desarrollo, aunque se escriba código no es ni mucho menos parecido a programar. Es más bien describir.

El desarrollo ha consistido básicamente en crear un tema de WordPress desde cero a partir de las maquetas diseñadas. Se empieza por llevar las partes de HTML a los archivos adecuados del tema y se acaba añadiendo funciones, campos personalizados, shortcodes…

Mi percepción durante el trabajo es que he dedicado más esfuerzos al desarrollo que al diseño pero los números dicen lo contrario. Curioso. Como conclusión saco que la estructura de tema que me he ido haciendo durante años está bastante afinada y alineada con mi forma de trabajar.

Desde hace meses he ido incorporando Git a mis procesos. En este proyecto he llegado a tener 7 ramas y he hecho 108 commits.

trabajando-git

Cada vez que quería desarrollar alguna funcionalidad nueva creaba una rama específica. Al acabar esas tareas las iba integrando en la rama maestra del proyecto. Gracias a esto ha sido muy fácil probar diferentes librerías de JQuery para el carrusel de portada, por ejemplo. Usar Git ha sido, de lejos, la mejor y más importante evolución en mi forma de trabajar de los últimos años. Es más, me parece una auténtica locura trabajar sin control de versiones, aunque lo haya hecho durante años.

Con todos los datos puedo hacerme una idea bastante objetiva del coste de tiempo del proyecto. Ya solo quedaría cruzar estos datos con el coste de una hora de trabajo para obtener el precio mínimo que un proyecto así habría tenido. El precio final con sus márgenes, sus beneficios (eres una empresa, tienes ánimo de lucro, a menos que seas una ONG), la competencia, etc. son otras cuestiones que se salen del ámbito de este tema y que dan para otro post más extenso.

¿Te ha gustado el post? Puedes seguirme en Twitter o en Facebook donde seguimos hablando de estrategia de contenidos y marketing digital