Diez puntos que deberías comprobar antes de publicar un post

Por Ernesto Jiménez · 5 diciembre, 2011
Publicado en Opinión
Etiquetas: , ,

Ana y yo lanzamos los blogs prácticamente al mismo tiempo. Durante la creación de los sitios decidimos redactar un listado de puntos que sería interesante revisar antes de darle al botón de “Publicar” un artículo. Aquí comparto esos puntos y añado algunos comentarios. Espero que os parezcan interesantes y que aportéis los vuestros.

Planificando contenidos

Planificando contenidos

1. Hay algún detalle personal en el artículo

Hace tiempo que la comunicación corporativa abandonó ese tono neutro, distante y aburrido que tanto ha predominado en décadas pasadas. El monólogo sobrio y unidireccional de las grandes corporaciones hoy no es efectivo. Incluso los bancos humanizan sus mensajes para atraer clientes. La seriedad ha dejado paso a la cercanía. Todo el mundo tiene problemas y todos necesitamos gente que nos preste atención.

Independientemente de si estás escribiendo en un blog de empresa o en una página personal creo que deberías incorporar al texto algo personal. Esto no significa que me tengas que contar lo que has desayunado u otras cosas que no importan a (casi) nadie, sino que debemos hacer ver a nuestro lector que hay alguien humano escribiendo las palabras que está leyendo.

2. Hay algún detalle amable, relajado o de humor

Muy relacionado con el punto anterior. En los momentos difíciles una palabra amable puede cambiar nuestro día.

3. Mencionar y enlazar de vez en cuando nuestros perfiles en las redes sociales

Tienes un blog y tienes tu arsenal de perfiles en redes sociales para respaldar tu trabajo. No está de más que en algún texto menciones la existencia de estos perfiles. Aunque para ti esté claro, no todo el mundo sabe que subes los vídeos a YouTube y a Vimeo.

4. Insertar por lo menos una foto

Toda doble página de periódico tiene al menos una foto, no sólo sirve de apoyo a la noticia, también añade contenido o lo matiza o lo modifica: aporta valor. En tu blog no hay doble página y cada post puede verse de manera independiente, así que deberías acompañarlo de, al menos, una foto. Si no tienes una foto que sea tuya y utilizas una que has cogido de la red asegúrate de que tienes el permiso necesario y da crédito.

5. Insertar por lo menos un enlace

Nunca vamos a tener las respuestas a todas las preguntas y tampoco somos entes aislados. Seguramente te has documentado, deberías, para escribir tu artículo. También es muy probable que esta labor de documentación te haya abierto el camino a otros artículos, otros textos y otros temas. Es muy enriquecedor que también compartas estos contenidos, tanto de las fuentes como de posibles lecturas en profundidad que amplían el tema.

6. Comprobar que hemos etiquetado el artículo (3 etiquetas)

Esta es una cuestión puramente técnica. Si nuestro sitio nos permite el uso de etiquetas, asegúrate que has asignado algunas a tu artículo. Procura que sean concretas y que tengas la posibilidad de utilizarlas de nuevo. De poco sirve que etiquetes un artículo con la palabra “gorrión” si no vas a citar este pajarillo nunca más en tu blog.

7. Comprobar que hemos añadido el artículo a una categoría

Atrás quedaron los tiempos en los que los posts colgaban casi todos de la categoría “uncategorized”, gracias WordPress. El problema es que ahora pueden colgar de “General” que aún significa menos. Tampoco es muy conveniente que tengas decenas de categorías. Piensa bien las que creas y asigna el post a la que mejor corresponda.

8. Revisar que no nos haya quedado un artículo muy promocional

Si el blog que mantienes es de empresa es normal que tarde o temprano tengas que “vender” tus servicios o productos. Pero no te engañes, los usuarios no van a tu blog a leer lo bien que lo haces, ni mucho menos van para leer publicidad. Si tienes lectores es porque tus contenidos interesan. Un blog puede ser una herramienta de venta muy poderosa si la utilizas con inteligencia. Si hablas de temas relacionados con tu actividad, si publicas reflexiones interesantes, recursos que pueden ayudar a colegas, entonces irás ganando audiencia que, cuando necesiten un servicio o un producto como el que tú ofreces se plantearán utilizar los tuyos porque les has gustado. Evita el panfletismo, por favor.

9. Releer el artículo y ver que satisface todas las expectativas creadas en el título, de lo contrario reescribir el artículo o el título

Has leído en el último cursillo por fascículos de Community Manager que el título tiene que ser agresivo, prometer algo, hacer una pregunta. Bien, no te quedes en los titulares. Cuando creas que has terminado de escribir el post vuelve a leer el título. ¿Tiene algo que ver? Vuelve a escribirlo todo si es necesario. Y cambia ese título.

10. Dijiste diez puntos y sólo hay nueve. Invéntate el décimo o cambia el título.

Como con toda buena lista, en cualquier momento deberemos no hacer caso de alguno o de todos los puntos a voluntad o a conveniencia.

¿Te ha gustado el post? Puedes seguirme en Twitter o en Facebook donde seguimos hablando de diseño web