La más importante. La entrada. Lo que ve primero un usuario. ¡Quiero una web! Empecemos por la página de inicio. Que sea impresionante. Hum… espera, espera. Párate a pensar unas cuantas cosas. Hazte algunas preguntas.

Empecemos por los fríos números. Si echo un vistazo a las visitas totales de mi sitio y me fijo en cuántos usuarios han entrado por la página de inicio, esa página pensada como puerta de entrada a mis contenidos, veo que solo un 15% de los usuarios han iniciado su recorrido por mis contenidos a partir de ese punto. Vaya, qué chasco. Abro una puerta principal para que entren en casa y resulta que entran por las ventanas.

Quieres estar muy arriba en los buscadores, que tus clientes lleguen a tu tienda cuando buscan tu producto, que vean esa intro maravillosa que tienes. ¿Pero qué ocurre exactamente con los usuarios que llegan a tu sitio desde un buscador? Mmm… si la cifra de antes nos produjo un chasco, espérate a ver esta. De todas las visitas que han llegado a mi sitio desde algún buscador solo el 4.5% entraron por la página de inicio, el resto accedieron a una página interna. Jo.

Entonces, si las visitas que llegan desde buscadores entran directamente a contenido interno del sitio, ¿quién ve realmente la página de inicio? Bueno, la ves tú que es tu sitio y te gusta entrar por ahí. ¿Y quién más la ve? Pues quien ya te conoce. Ya sea porque conocen tu dirección y la escriben directamente en el navegador o porque buscan directamente tu nombre en el buscador.

1. La ve menos del 25% de tus usuarios

2. Son muchos menos menos si contabilizas los usuarios que te vienen de buscadores

3. En las redes sociales compartes enlaces a productos, servicios, posts… rara vez enlazas a la portada. Lo más probable es que compartas un artículo, un producto destacado o en oferta, una landing para captar correos, etc.

Desde luego, no quiero decir con esto que la página de inicio no sea importante, claro que lo es. Solo que no es tan importante como pueda parecer en un principio.

Qué utilidad tiene la página de inicio:

1. Ubicar al usuario recién llegado: qué haces, quién eres, la página de qué va

2. Ofrecer accesos directos a contenido destacado: las páginas clave en las que puedas cumplir tus objetivos

3. Facilitar el acceso al contenido interno: buscador, navegación ordenada por categorías, etc.

4. Permitir a los buscadores a través de enlaces internos profundizar en la estructura de los contenidos

Un ejemplo: ¿qué hace Amazon?

Piensa en Amazon, hacen bien su trabajo, ¿verdad? ¿Dónde pasas más tiempo? ¿En la página de inicio? No creo. Más bien viendo los productos. En la página de inicio usarás sobre todo su buscador. Tienes una herramienta para llegar al contenido que te interesa. De todas formas son tan buenos que es probable que en la propia portada te muestren productos que te gustan. No es magia, son productos que ya has buscado antes y ellos, muy inteligentes, han almacenado tus búsquedas.

Son las páginas de detalle de productos donde ocurre realmente toda la interacción principal del sitio, las que cumplen con los objetivos, las que dan la información que el usuario busca.

 A veces los diseñadores dedicamos más esfuerzos a crear la página de inicio (empujados también por el interés del cliente en ver cuánto antes cómo es) en detrimento de las páginas internas. Debería ser justo al revés. Cuidar mucho la usabilidad de la vista de producto o la legibilidad del post, pensar qué queremos o esperamos que haga el usuario con nuestros contenidos y cuando tengamos estas pantallas de detalle bien definidas hacer la página de inicio.

Si quieres aprender más sobre cómo crear una estrategia de contenidos que realmente funcione suscríbete a la newsletter en la caja de abajo y recibe mis mejores contenidos sobre marketing digital.

Artículo publicado por primera vez el 19 de junio de 2014, actualizado en enero de 2016

¿Te ha gustado el post? Puedes seguirme en Twitter o en Facebook donde seguimos hablando de estrategia de contenidos y marketing digital