Puntos de control de un sitio web

Por Ernesto Jiménez · 24 febrero, 2014
Publicado en Recursos

puntos-control-web-ernestojimenez

Acabo de recoger mi coche del taller. La verdad es que no le pasaba nada, estaba bien, pero cada muchos kilómetros el propio coche me avisa de que necesita una revisión. Como no quiero que se estropee, y soy muy obediente cuando se trata de seguridad, cada vez que me pide pasar por el taller lo llevo. Cuando le pago al mecánico me pregunto porqué he tenido que desembolsar una cantidad de euros si al coche no le pasaba nada. Menos mal que al instante me convenzo de que es un dinero bien empleado: con estas tareas de mantenimiento evito males mayores.

De camino a casa me vino la evidente analogía con mi sector. Desde que monté mi propia empresa hace más de diez años estuve en contra de cobrar una cuota mensual de mantenimiento de sitio web. ¿En concepto de qué? He de aclarar que ésta era una práctica habitual por aquel entonces. Estas cuotas casi siempre se referían a labores de actualización de contenidos. Los sitios eran estáticos y las empresas dependían de otra empresa para tareas tan sencillas como: cambiar una foto, cambiar un texto, modificar la dirección, etc. ¿Cómo iba a justificar un mantenimiento si los sitios web que construyo tienen un CMS con el que mis clientes mantienen los contenidos de su sitio?

Lo que si me parece útil e interesante es hacer una serie de tareas de mantenimiento regularmente (una vez cada año o año y medio puede ser un buen intervalo).

El medio es cambiante, las tecnologías mucho más, deberíamos darle un “apretón” de tuercas a nuestras webs cada cierto tiempo. Y no me estoy refiriendo (necesariamente) a un cambio visual ni a la creación de nuevas funcionalidades.

Al igual que cada tanto nos revisan en los vehículos los niveles de aceite, de refrigerante, estado de frenos, etc. nuestras webs tienen una serie de puntos de control que sería conveniente revisar regularmente.

Cuando ha pasado un año desde la publicación de una web les propongo a mis clientes llevar a cabo la revisión de:

  • versiones de librerías JavaScript (JQuery, sliders, plugins…). ¿Sabías que la versión 1.1.3 de JQuery (julio de 2007) era un 800% más rápida que la 1.1.2? Mantener las librerías actualizadas es garantía de estabilidad y mejoras en el rendimiento. No hace falta decir que hay que andar con mucho cuidado, hacer backups…
  • versiones del software de CMS (WordPress, Laravel, CodeIgniter…). Tener actualizado el CMS de la web es un factor crítico desde el punto de vista de la seguridad. Una vez más: copias de seguridad.
  • versiones del software del servidor (PHP, MySQL). Mantener actualizado el CMS puede implicar tener que actualizar las tecnologías del servidor cada cierto tiempo. Echa un vistazo a la versión que estás utilizando y compárala con la versión actualizada.
  • enlaces rotos (internos y externos). Podemos usar herramientas como las Webmaster tools de Google para rastrear enlaces a páginas o archivos que no existen.
  • formularios de contacto. Comprobamos que los formularios que están en el sitio siguen funcionando. No sería la primera vez que un cliente se da cuenta al cabo de los meses que el formulario dejó de funcionar, o que tiene decenas de correos en la carpeta de SPAM.
  • peso de la página. Controlar el peso de la página es importante para tener una carga rápida. Los buscadores tienen esto en cuenta para posicionar nuestra web, así que es un factor de SEO que debemos tener en cuenta. Deberemos fijarnos en el peso de las imágenes, las librerías JavaScripts, CSS, etc.

Vender el mantenimiento

Con estos elementos podemos crear un documento que presentar a nuestros clientes cada vez que hagamos una revisión del estado de las webs. Un documento que materializa físicamente el trabajo realizado.

Además de ser una fuente de ingresos regulares estaremos dando un buen servicio y, lo más importante, quitándole una preocupación a nuestro cliente, o lo que es lo mismo, resolviéndole un problema del que, quizá, no era consciente.

Por si esto último fuera poco, además nos ayuda a mantener una relación más estrecha con unas personas que ya han confiado en nosotros en el pasado. No permitas que la relación con tu cliente termine una vez que has hecho entrega de la web.

¿Haces este tipo de actuaciones regularmente en webs de clientes? ¿Cuáles son tus puntos de control? Comparte tus impresiones en los comentarios o en Twitter. Estoy en @ernest_jimenez

[Nota al margen. La recién estrenada paternidad unida a la acumulación de proyectos me ha mantenido lejos del blog una temporada.]

¿Te ha gustado el post? Puedes seguirme en Twitter o en Facebook donde seguimos hablando de estrategia de contenidos y marketing digital