Sobre el sentido de pertenencia y el distanciamiento social

Por Ernesto Jiménez · 27 abril, 2020
Publicado en Diseño web

Somos seres sociales. Necesitamos relacionarnos y sentirnos parte de algo. Solo que ahora necesitamos distanciarnos. Este aislamiento, algo que va contra nuestra naturaleza social es, al mismo tiempo, el recurso más eficaz que tenemos para protegernos.

Pero:

Aislados no significa solos

Ahora más que nunca es importante sentirse parte de un grupo.

El equipo del que formo parte está repartido por varios países de Europa y América (7 países y 5 zonas horarias).

El que nos sintiéramos miembros de un grupo y no individuos trabajando en solitario es algo que me ha preocupado desde hace años. Ahora solo me parece que afecta a muchas personas (a casi todo el mundo, de hecho).

Haz llamadas regulares con tu equipo, aumenta la frecuencia y hazlas más humanas. Decidimos hace tiempo unas medidas para que nuestras reuniones online se parecieran más a nuestros divertidos y eficaces encuentros en el mundo físico.

  1. enciende tu cámara (al menos en la primera parte de la reunión)
  2. abre el micrófono (no lo silencies cuando no estés hablando, si no tienes mucho ruido, claro)
  3. lleva temas que fomenten la conversación, más allá de las cosas en las que has trabajado

Aislados no significa no crear juntos

Es un reto. Crear en equipo en la distancia no es fácil y es necesario adoptar una profunda cultura del trabajo en remoto para dar con procesos eficientes.

Para bien o para mal, como dije arriba, el equipo al que pertenezco está dispersado por el mundo y, en nuestro caso, estamos obligados a crear juntos pero separados.

Nos juntamos varias veces al año y estos encuentros nos sirven para establecer los pilares centrales de nuestra comunicación y estrategia de contenidos para los meses siguientes. Ahora no es posible y no sabemos cuándo podremos volver a juntarnos. Afortundamente tenemos los procesos bien engrasados.

Cualquier app de pizarra en la que puedas crear tarjetas y compartir pantalla te servirá para dirigir sesiones de lluvia de ideas (Miro o Milanote).

Una hoja de cálculo básica te puede servir para tirar tu plan de contenidos y herramientas más sofisticadas tipo Notion o Airtable son perfectas para llevar el día a día de tu calendario editorial.

Un Google Doc compartido o un wiki de Teams te pueden servir como «fuente de verdad» a la que remitir a los demás en caso de duda.

Aislados no significa comunicarte menos

En el mundo pre-pandemia™ podías permitirte ahorrarte alguna explicación detallada o hacer juegos de palabra ingeniosos. Ahora debes ser explícito y, si te pasas de algo, que sea de dar detalles. Si el objetivo antes era ser eficiente, ahora es ser claro. La confusión y el malentendido puede campar a sus anchas en entornos en remoto. Mejor explicar de más que de menos.

Este comunicarte más y mejor también implica la gestión de expectativas. No nos vemos, no compartimos espacio. Tu equipo no puede saber si no te encuentras bien o si estás regular de ánimo o energía. A todos nos pasa y está bien. Puedes avisar de que esa tarde te la vas a tomar para descansar o que necesitas un día libre.

No se trata de traducir un entorno de trabajo «en físico» a uno «en remoto». Cada medio tiene su naturaleza y debemos adaptarnos para evitar frustraciones. Lo bueno es que la tecnología disponible es increíble y nos facilita muchos procesos. Como siempre, la clave está en lo que hacemos con ella.

¿Te ha gustado el post? Puedes seguirme en Twitter o en Facebook donde seguimos hablando de estrategia de contenidos y marketing digital